¿QUE HACEMOS?

¿Qué es la figura del Procurador de los Tribunales? ¿Cuales son sus funciones?

Su figura es imprescindible en la mayor parte de los procesos que se inician, bien como demandante, bien como demandado, como garantista del justiciable. 

Esta figura garantista tiene su sentido en:

- Dotar de la mayor agilidad a todo el procedimiento judicial.

- Garantizar el cumplimiento de las normas en el procedimiento judicial, desligando al justiciable de requerimientos, actos y pasos que se llevan en el procedimiento judicial.

Dentro de sus funciones encontramos:

- Seguir el proceso y tener informados tanto al cliente y a su abogado.

- Responsabilizarse de todos los trámites (emplazamientos, citaciones, notificaciones, etc..., asistir a diligencias y actos judiciales) en representación de su cliente.

- Transmitir al abogado todos los documentos e instrucciones que lleguen a su mano.

- Pagar gastos que se generen a instancias del cliente y dar cuenta documentada de los mismos.

En definitiva, el Procurador de los Tribunales es una figura encaminada a servir de nexo entre Juzgado, Abogado y Cliente, cumpliendo la garantía de legalidad y agilidad, dirigidas a facilitar el proceso judicial y evitar dilaciones excesivas mostrando toda la cobertura legal  y procesal necesaria frente a la Administración de Justicia.